cambio radical


Con permiso de Tyrion, otro de los personajes de Game of Thrones de más altura -interpretativa-,  me quedo sin dudar con Littlefinger como mejor acierto de casting de la serie de la HBO. Para paliar la ansiedad hasta que vea los dos últimos episodios y, en tensión por si me lo matan, repasaré su su trayectoria tanto en la ficción como en la vida real:

Lilltlefinger, polvo es, mas polvo enamorado

Petyr Baelysh, conocido como ‘meñique’ fue enviado a Aguasdulces con Catelyn y Lysa Tully. Los tres niños jugaban a lo que entonces se llamaba ‘los galenos’ y entre toqueteo y toqueteo Littlefinger se enamora de Catelyn, pero ésta  fue prometida a Brandon Stark.  Petyr se disputó su mano en una lucha a muerte con él y éste, le derrota y le deja una cicatriz de recuerdo.

Derrotado y humillado, Petyr  huyó a Desembarco del Rey, donde se reveló como buen administrador y muy creativo para sacar dinero de debajo de las piedras, así que el rey Robert Baratheon le nombró  Consejero de la Moneda y comenzaron a llamarle Meñique.

Meñique vivía feliz y despreocupado, ora adiestrando prostitutas, ora descubriendo bastardos del Rey, hasta que llegó Catelyn y le pidió que analizara una daga -confundiéndole con un miembro del CSI- con la que habían intentado matar a su hijo Bran.

El personaje es un manipulador, el mejor jugador y el más vendido, pero tiene el corazón roto, y eso, pues me conmueve. Como me dijo una vez un amigo: ‘Reser, a ti te gustan los que no se quedan con la chica’. Pues será verdad. Petyr nos ha dejado hasta el momento declaraciones de principios y líneas de diálogo tan brillantes como esta:

—Soy un sentimental sin remedio, mi dulce señora. Pero no se lo digas a nadie. He tardado años en convencer a la corte de que soy pervertido y cruel, no quiero que tanto esfuerzo se quede en nada.

Aidan Guillen: de Queer as folk a Juego de Tronos

El actor que interpreta a Littlefinger es Aidan Guillen, un irlandés de 43 años que además de dar prestancia y virilidad a Meñique, cimbrea las caderas como nadie al ritmo de Abba.  De hecho, Guillen es muy célebre en el Reino Unido por su interpretación del frío, superficial  y lúbrico StuartBrian en la adaptación americana-  en la versión británica de Queer as folk, literalmente traducido como ‘Maricón como la mayoría’. Guillen se convirtió en un experto en mezclar manzanas con manzanas y en este vídeo -sólo para mayores de 18 años -y usuarios registrados de youtube- se le puede ver preparando varias compotas :

A Guillen le hemos visto también en The Wire donde interpretaba al ambicioso político Thomas «Tommy» Carcetti. En pantalla grande pudimos verle de jovencito en Círculo de amigos.

Como decía Groucho Marx: ‘Debo confesar que nací a una edad muy temprana’. El inexorable paso del tiempo no sólo afecta a los humildes mortales, los actores y directores también son víctimas o beneficiarios del paso del tiempo, a excepción de la familia Simpson y modernos ‘Faustos’ como Jordi Hurtado o David Schimmer. Aquí van algunos ejemplos de cambios físicos radicales para bien o para mal:

Anna Paquin– A la izquierda en una imagen de El Piano con 11 añitos  y a la derecha con 25. La canadiense pasó de ser la repelente niña del filme de Jane Campion que, con su boinita azul se quedó sin habla en el escenario al recibir el Óscar, a la repelente Shookie Stackhouse de True Blood.

Neil Patrick Harris A sus ‘sweet sixteen’ le vimos en ‘Un médico precoz’ donde interpretaba a Doogie Howser, un niño que era médico por obra y milagro de Steven Bochco. How i met your mother, la empezó con 32 y, como Barnie Stinson, también realiza chequeos a muchas pero con frases legen… darias como: ‘La única diferencia entre las pelis porno y mi vida, es que mi vida tiene mejor iluminación’.


Daniel Radcliffe– aunque ya le dediqué en su momento un post a Harry Potter cuando enseñó la varita en la polémica obra teatral Equus, no podía faltar en esta comparativa: Radcliffe muy poco favorecido con el uniforme de Hogwarts y mucho mejor, con el traje de saliva que lució en las tablas a la edad de 18.

Edward Norton– Prueba viva de que Cicerón tenía razón cuando dijo aquello de : “Los hombres son como los vinos: la edad agria a los malos y mejora los buenos”. Cuando este chico apenas era un mosto de 26 añitos en ‘Las dos caras de la verdad‘, aunque se reveló como gran actor, era un esmirriado y un tirrillas. Varias sesiones de gimnasio después, estrenó la treintena totalmente ciclado en American History X. Todo un Gran Reserva.

Larry Wachowsky– Para cambio radical el  de sexo del codirector de Matrix. Todo un ‘wachow, wachow man’ con 34 añitos y una ‘señora que… ‘ con 39.

Casos patrios- Pues hay un par muy llamativos. Julián González, de pecoso adorable en Farmacia de Guardia  (11 años) a simplemente pecoso en la serie ‘Cuenta atrás‘ (28).

Y Ruth Gabriel, que aseguran que en Barrio Sésamo era una niña de 9 años, pero más bien parece Pancho el de Verano Azul. Y en la actualidad, y desaparecida del mapa, con treinta y tantos.