Quizá en el universo paralelo, Fringe tiene una audiencia millonaria, pero en éste -lamentablemente- su caída en picado en las dos semanas que lleva de emisión la cuarta temporada, a los que seguimos la serie, cuanto menos, nos preocupa. El episodio ‘One night in october’  registró en USA  un 1,2 de rating, lo que se traduce en poco más de tres millones de seguidores.

¿Debemos temer los fans de Olivia y Zorrivia una cancelación si la cosa sigue así?

A priori, no. Fox ha apostado siempre por la serie aunque no haya sido respaldada por la audiencia -como pasó con la tercera temporada- y posiblemente concluirá la cuarta. La renovación por una quinta, de momento está en el aire, aunque la serie -según los guionistas- está pensada para 6 e incluso 8. Es, sin duda, la serie preferida de los ejecutivos de la cadena que se rentabiliza con el éxito de otras –Bones, Family Guy, House, etc.-.  Si baja de ese 1,2 entonces ya sí que su futuro se pondrá fringeoscurocasinegro.

¿Por qué las audiencias no respaldan en EE UU a Fringe?

En primer lugar, el cambio de día y hora de emisión no le hizo ningún bien. Los viernes noche es el llamado ‘Corredor de la muerte’ de los programas en la televisión americana, donde han esperando la sentencia  definitiva series tan ilustres como Expediente X , Prison break  o Entre fantasmas. El principio del fin de semana lo aprovechan los espectadores norteamericanos-sobre todo en el ratio más rentable, de 18 a 49 años- para ir al cine y pasear por los centros comerciales lo que se traduce en audiencias bajas en general.

Por otro lado, Fringe es una serie que se ha complicado bastante y, a pesar de que la mayoría de los episodios son autoconclusivos, requiere un cierto seguimiento por parte del espectador, ergo, el que no se lo graba o no lo descarga se pierde y no se reengancha. Y no olvidemos que es de ciencia ficción, que no es un género mayoritario.

Y en tercer lugar, la competencia.

¿Contra quién compite Fringe los viernes?

Fox– Fringe se emite a las 21 h.,  justamente detrás de ‘Pesadilla en la cocina‘. En este reality, que en España emite Nova, el cocinero escocés Gordon Ramsey intenta reflotar un restaurante ruinoso, normalmente, a grito pelado y obtiene unos modestos 4 millones de espectadores precediendo a la serie, que se queda con 3,1 millones.

CBS– A las nueve de la noche  la CBS consigue diez millones de audiencia con CSI: NY. La franquicia de Bruckheimer, en su octava temporada, lidera la denostada noche de los viernes con gran diferencia sobre sus rivales.

NBC– La cadena del arcoiris compite en esa franja con Dateline, un programa de investigación. Los reportajes de crímenes  truculentos doblan a  Olivia, con 6,4 millones.

ABC– La redifusión de Pan Am -que se emite de estreno los miércoles- es la competencia directa de Fringe en ABC. Las andanzas de las azafatas encabezadas -nunca mejor dicho- por  Christina Ricci  congregan  ante la pantalla a 4,1 millones de espectadores.

The CW– Con Supernatural, una serie en la que dos hermanos recorren Estados Unidos combatiendo fenómenos paranormales, la cadena realiza en esa franja unos escasos 1,8 millones.

En espera de que Fringe remonte y aguante – para explicar al menos dónde está Peter Bishop–  el viernes 7 de octubre podremos ver el episodio 4×03: Subject 9.

Anuncios