Cuando en esta década se baraja la fabricación de aviones en que los pasajeros vayan de pie, cobrar  por utilizar el cuarto de baño o reclamarte el importe de un miserable café, Pan Am nos retrotrae a una época en que las azafatas eran semidiosas y los viajeros atendidos de forma impecable por ellas.

El piloto -nunca mejor dicho- de la nueva serie de ABC, retrata y fabula sobre la tripulación de un avión transoceánico en los años 60, la época dorada de la aviación comercial, cuando el término ‘low cost’ no existía como tal y el mundo temblaba en plena Guerra Fría.

El contexto político cobra una gran importancia ya que, amén de relatar las cuitas amorosas de los empleados de la compañía, la serie contiene una trama de espionaje que, en el primer episodio, cuanto menos, promete. En el plano sentimental, conoceremos a Laura, una novia a la fuga de enorme belleza y a su hermana Kate, que veremos cómo se inicia en temas de la CIA. También tenemos a la Bridget Jones del aire, Colette, que parece que no elige bien a sus parejas. Y Bridget, la desaparecida novia del personaje interpretado por el actor que cubre la cuota de guaperas, Mike VogelChristina Ricci,-la hipotética hija de Bette Davis y Peter Lorre-, en el primer episodio no tuvo mucha presencia pero la escasa que tuvo, llenó la pantalla. El cásting es de lo más acertado y con, quizá un abuso de flashback, los personajes han quedado bien trazados en los primeros 43 minutos.

Hechas las presentaciones, la serie es entretenida y la ambientación, excelente, -máxime si tenemos en cuenta que en este primer capítulo ABC se ha dejado 10 millones de dólares-. Las tramas son prometedoras y, en espera de ver qué rumbo toma este vuelo, de momento… Bienvenidos a bordo.

El primer capítulo de Pan Am reunió a 10.800 .ooo americanos frente a la pantalla. En España podrá verse por Canal + el 29 de octubre.

Aquí puedes ver el Trailer.

Anuncios