Ver el Piloto de Person of interest y no evocar 1984 de Orwell donde el ‘Hermano Mayor‘ -con la ‘Policía del Pensamiento’ como brazo ejecutor-vigilaba todos los movimientos e incluso la intenciones  de los ciudadanos, es inevitable.

La serie nos sitúa en una controlada Nueva York  -no apta para ‘conspiranoicos’- donde, a través de un sofisticado software, se observa y escucha constantemente a los habitantes con el fin  de evitar otro atentado como el del 11 S.  Michael Emerson da vida a Mr. Finch, el creador de ‘la máquina’, hoy millonario y entregado a la filantrópica misión de evitar crímenes antes de que sucedan utilizando un resquicio en el programa informático que él mismo diseñó.  Para ayudarle en esta titánica tarea recluta -sin mucho problema dicho sea de paso- a un ex agente de la CIA –James Caviezel– que, tras el asesinato de su novia, vive más o menos como un homeless, sin identidad y protagonizando su propio ‘Leaving Las Vegas‘.

Será que el nombre de JJ Abrams y Michael Emerson juntos me hacía tener más expectativas pero el caso es que Person of interest -en su piloto- me pareció una procedimental de CBS más, tipo CSI o Criminal Minds con una premisa nueva pero con idéntico desarrollo y tramas autoconclusivas.

Sólo la presencia de Emerson da prestancia al conjunto, aunque con los precedentes de su papel en Lost pensábamos que no nos iba a explicar de qué iba el asunto hasta dentro de cuatro o cinco temporadas, pero no temáis, Mr. Smith en el Piloto pone las cartas sobre la mesa. El hecho de que el otro protagonista de  la serie se llame John hace que esperemos que al igual que Ben Linus, Mr. Smith diga: ‘I always have a plan John’. Cuesta mucho desvincular a Emerson del personaje que le dió la fama, tanto que Abrams podría haber recuperado a Jack Shephard en vez de a Caviezel, que ya había hecho de atomentado, alcoholizado y barbudo y tenía más química con Emerson que el protagonista de La Pasión de Cristo. En mi opinión, Caviezel tiene dos registros: de frente y de perfil -bueno tres, y crucificado- así que, en los duelos interpretativos con Emerson, está desarmado.

Si no se ve con grandes expectativas  y se es amante de las procedimentales policíacas, no defrauda, tiene ritmo y es entretenida. Si esperas un Rubicon, grandes misterios o los efectos especiales de Minority Report, no es ésta tu serie.

El piloto de Person of Interest fue seguido en su estreno por 13,33 millones de espectadores en EEUU y fue lider del Prime time -21h.-22h.- por delante de The X Factor. En España,  podremos verla en Calle 13 el 6 de octubre y un poco después, en La Sexta.

Anuncios