Intentaré dedicar toda la semana a comentar los pilotos de las nuevas series y nuevas temporadas que se nos avecinan este otoño. Como voy a ir de más a menos, empezaré por el que más me ha gustado: el 6×01 de Dexter, Those kind of things, filtrado en la red antes de su emisión oficial el 2 de octubre. Como curiosidad, decir que se han filtrado TODOS los capítulos iniciales de temporada, salvo el de la quinta, que sucedía al cliffhanger de la muerte de Rita. ¿Casualidad? No lo creo.

El capítulo retoma la historia de mi sociópata favorito un año después de la marcha de Lumen tras haberla ayudado a consumar su venganza. Dexter podría decir aquello tan cervantino de ‘Con la Iglesia hemos topado’ y es que en esta sexta temporada, según se vió, la religión va a tener un gran peso en las tramas. Por un lado, Dexter, que tiene su propia religión fundamentada en la máxima: intentar hacer las cosas bien para no tener problemas; por otro, Harrison que empezará la escuela en un centro católico y por otro: un par de asesinos fanáticos que andan sueltos recitando el Antiguo Testamento y  sustituyendo  intestinos de infieles por serpientes.

En el arranque del capítulo, vemos a Dexter acuchillado en el suelo, atendido por los servicios de emergencia. Personalmente, me temía que a partir de ahí la temporada fuera una cuenta atrás hasta ese dramático momento pero no, se produce un cambio de papeles que da paso al Dexter de siempre, sano y salvo.

Cinco años hemos necesitado para ver al hematólogo forense hacer cosas que no le habíamos visto hacer nunca e incluso parecía que le gustaban: emborracharse, bailar y tener sexo de ‘aquí te pillo, aquí te mato’. Sin duda, el mejor momento de este capítulo ha sido la delirante conga que baila el protagonista en una reunión de antiguos alumnos del instituto  a la que acude para saldar cuentas con un antiguo compañero, un asesino que quedó impune.

El capítulo fue una declaración de principios de lo que se presupone será la  temporada: el Dexter justiciero de las temporadas anteriores pero que se hace preguntas trascendentales sobre el perdón y la redención. Ahondaremos un poco más en la personalidad del protagonista, siguiendo fiel pero con dudas el ‘Código de Harry’  y convencido de que no quiere eso para su hijo. El alivio cómico y los mejores momentos erótico festivos vendrán de la mano de Masuka y sufriremos detrás de unos asesinos obsesionados por el Apocalipsis: Travis Marsahll y el profesor Gellar que traerán de cabeza a la policía de Miami y que cuando crucen su camino con el de Dexter… acabarán dando un paseo en el Slice of life,  intuyo que dentro de 11 episodios, aproximadamente.

Anuncios