Quiero dedicar el post  de hoy a esos personajes irritantes, que nos crispan cuando aparecen, que son sopazas, petardas o simplemente odiosos y por tanto, odiables. Independientemente del actor que los interpreta, -en su mayoría magníficos, si no, no provocarían esa animadversión-, o de la serie en la que aparecen, pero que su presencia nos estremece para mal y dan ganas de darles con toda la mano abierta.

1. Ted Mosby

Hilo conductor de HIMYM , Ted es un hombre con demasiados estrógenos y un reloj biológico acuciante que saca de quicio al más templado. Sus devaneos amorosos, sus meteduras de pata, su inseguridad, sus soliloquios sobre la pareja ideal… son Des-quiciantes y quién no ha deseado darle un sopapo en algún capítulo y gritarle: ¡Espabila, Ted, no me extraña que sigas soltero!

2. Pete Campbell

Con decir que es Ejecutivo de cuentas, todos los que hemos trabajado en publicidad tendríamos ganas de darle un meneo en algún momento -sin ofender-. Es la alimaña de Mad men, un casado cansado que embaraza sin recato, un trepa en la oficina y una sabandija en casa lo que le convierte en un personaje harto desagradable.

3. Tara Thornton

Bueno, no sé por dónde empezar con la mejor amiga de otra abofeteable, Sookie de True Blood. Tara tiene poco ojo con los hombres, al principio la ignoraban y después los que se acostaban con ella han ido muriendo. Quizá por eso, en esta temporada ha cambiado de acera. Las primeros capítulos se los pasó lloriqueando, y ahora, sigue en la misma línea gritando a todo el mundo y envuelta en una trama de brujería, miembro accidental de una religión que resucita loros. Tal cual, pero ¡cómo engancha la serie!

4. Michael Dawson

El padre del niño del estirón ponía enfermo a cualquier fan de Lost que se precie de serlo. Deambuló por la isla con gesto abúlico y pasó sin pena ni gloria, salvo cuando cogió su fusil y se cargó a parte del elenco sin venir a cuento. Luego hizo un esperado mutis, salvo alguna aparición fantasmal. Este padre coraje merecía haber sido atrapado por el humo negro en el capítulo 1 aunque se lleva el premio al personaje menos carismático de Perdidos.

5. Phil Dunphy

El yerno de Al Bundy en Modern Family es un tonto a las tres, un ‘padre guay’ si es que estos dos términos pueden juntarse. Un desquiciante niño grande mezquino y egoísta y con un sentido del humor, cuanto menos, dudoso. Los benévolos dirán que es ingenuo pero a mí me parece bobo, dudo que sea capaz de vender una sola casa o de anudarse sólo los zapatos. Eso sí, es el equivalente humano y esbelto a Peter Griffin y una de las claves del éxito de esta sitcom norteamericana.

6 y 7. Joffrey Baratheon y Robin Arryn

A Joffrey de hecho ya le daban lo suyo en Juego de tronos, es un niño por el  que dan ganas de clamar por el aborto con efecto retroactivo, pura maldad y con una ambición desmesurada para su edad. En cuanto a Robin Arryn… una bofetada es poca cosa, arrojarle en su propio foso sería más adecuado. Enganchado a la teta de su madre literalmente es de los niños más desagradables que se han visto en pantalla dando ganas de adoptar el mismísimo Damien en su lugar.

8. Ángela Montenegro

La artista ‘hippy piji’ de Bones es insufrible, su gesto contínuo de repugnancia con la vida no sabemos si es fruto del aroma a  líquido de embalsamar del Jeffersonian o es que la pobre es así. La doctora Brennan debería investigar como antropóloga cómo es posible  que el adorable Hodgins se haya enamorado perdidamente de ella.

9. Serena Van der Woodsen

Rezaba la cabecera de Gossip Girl… ¿dónde ha estado Serena? -aunque ya lo supiéramos por otra parte-.  Pues yo, cada vez que oía esa frase me daban ganas de contestar a la pantalla del portátil: ‘Ni lo sé ni me importa’. En una serie plagada de personajes abofeteables, la rubia Serena destaca sobremanera por ese carácter bipolar de sueltecilla  intensa que luego se arrepiente de lo que ha hecho la noche anterior. Empeñada en dar alguna campanada intelectual o creativa, la pobre da bandazos pero va siempre muy mona, que conste.

Anuncios