Una pareja que probablemente se conoce desde hace pocas horas llega a casa de él, probablemente con una copa de más y dispuestos a dar rienda a su pasión desenfrenada. El calentón les pilla en la cocina, él toma con lujuria a la chica, la pone sobre la encimera pero…. ésta está pegajosa -la encimera, of course- y entonces la mujer vislumbra el apartamento de su amante con detenimiento. Bajón de libido, la casa es una zorrera, a la muchacha le gustan los chicos un poco cerdos pero no en este sentido. Como algo natural, la frustrada joven se saca del bolso un bote de KH-7  y con gesto pícaro insta al muchacho a que antes de yacer, limpie el apartamento, cosa que él hace gustoso y de forma compulsiva, animado por el subidón de testosterona.

Anunciar un producto de limpieza de forma original es un reto para cualquier publicitario, en este caso la agencia Paradigma ha contado con el cineasta Bigas Luna para una campaña que consta de tres spots del estilo de éste, dirigidos a un público joven y con poco tiempo para limpiar. Como demostrado erotómano, Luna pone lujuria y erotismo al quitagrasas, elevándolo a la categoría de afrodisíaco. Humor y originalidad en esta atrevida campaña que podremos ver a partir del 25 de julio y que dará mucho que hablar. Incluso la competencia se puede animar y por ejemplo,  Tenn iniciar una nueva línea de anuncios con el ‘claim’  ‘Caray con el mayordomo’. Amén de lo original de los spots, lo mejor, estaréis conmigo es que es el chico el que limpia, ¿no?

Anuncios