A los cuatro gatos a los que nos gustó Mulholland Drive no se nos olvida esta escena en la que las protagonistas acuden al enigmático ‘Club silencio’. En un principio parece que van porque en el local hay un maestro de ceremonias que va a aclarar las cosas pero esto es una película de David Lynch y no nos aclaró nada. Eso sí, dejó esta escena memorable donde Rebekah del Río, La Llorona de Los Angeles, canta a capella Llorando, una versión hispana de Crying, de Roy Orbison.

Pues ya podemos ir de peregrinación a París, concretamente a la Rue Montmartre ya que Lynch inaugurará allí el 11 de  septiembre un local inspirado en el de la película y diseñado por él mismo. Tendrá una zona de conciertos, un restaurante y un pequeño cine donde posiblemente podamos disfrutar de Eraserhead, Terciopelo azul, Corazón Salvaje, El hombre elefante, e incluso sugiero una sesión ‘masoca’ con Inland empire y los camareros vestidos de ‘rabbits‘ -aunque, por culpa de algún creativo inspirado, actualmente esto último más que de Lynch parecería un anuncio de Buckler-.

Si no entendiste nada de Mulholland Drive y en esa carretera te apeaste en la cuneta, quizá fue porque en un principio era un episodio piloto encargado por la ABC a Lynch para una serie que nacía con vocación de dar otra campanada como la de Twin Peaks. Cuando lo vieron terminado, no les convenció y aparcaron el proyecto. Año y medio más tarde, el Canal Plus francés decidió utilizar el material rodado como película y Lynch llamó al mismo equipo para rodar escenas nuevas, concretamente, el material añadido es el que podemos ver después de la famosa escena del Club Silencio donde la película toma derroteros dadaístas.

Anuncios