HBO, años 30, Guy Pearce y Kate Winslet. Esta ‘nube de tags’ debería ser suficiente para animarse a ver Mildred Pierce, una miniserie  basada en el libro homónimo de James M. Cain.

Todd Haynes –Velvet goldmine– es el encargado de dirigir la historia de Mildred, una mujer que es abandonada por su marido en plena Gran Depresión americana. Ejerciendo el manido término ‘madre coraje’, la protagonista deberá ponerse a trabajar para sacar adelante a sus dos hijas. Empezando con la entonces ‘vergonzante’ profesión de camarera, el personaje interpretado por Kate Winslet  se revela como un hacha empresarial y una visionaria que conseguirá prosperar. Combinado con el trabajo en los fogones, encontrará de nuevo el amor en brazos de un estereotipado playboy interpretado por Guy Pierce.

A pesar de esta sinopsis tan llena de esperanza y optimismo… Mildred Pierce es un drama donde la tragedia, el abuso, y sobre todo, una relación enfermiza entre madre e hija te dejan con el corazón encogido. Amor, odio, rencor y manipulación son las bases en las que se sustenta esta complicada historia que bien podría haber firmado Tenesse Williams.

Viniendo de HBO, huelga decir que la realización es excelente, los actores están magníficos y el guión te tiene con el alma en un puño. Curiosamente, no es la primera adaptación que se realiza del libro de M. Cain. En 1945, la inigualable Joan Crawford protagonizó el filme que contaba esta historia tan desgarradora. Como ya he mencionado, la serie relata la relación enfermiza entre  madre e hija interpretadas por Winslett y Evan Rachel Wood, -esta última  la reina de los vampiros de Lousiana en True Blood-. La intérprete de Veda, como lo de ser una zorra lo traía de serie -de otra serie-, tuvo que aprender a cantar ópera en tres idiomas y a tocar el piano para el personaje.

Lo curioso es que la Crawford sufrió el desprecio de sus hijos que recogieron las vejaciones a las que la actriz les había sometido en su infancia en un libro, ‘Querida mamá‘, donde la describían como una progenitora cruel y manipuladora. La inolvidable intérprete de ¿Qué fue de Baby Jane? se vengó como cualquier madre, les quitó la paga, es decir… los desheredó.

Anuncios