De entre todas las procedimentales policíacas que se emiten hoy en día, la que mejor puede presumir de ser el ‘guilty pleasure’ de muchos -yo, entre ellos- es Castle. La serie la protagoniza Nathan Fillion, muy conocido por Firefly. El actor da vida a un escritor de best sellers de éxito que, porque se le pone en la punta de la pluma y por su amistad con el alcalde, comienza a trabajar de asesor en la brigada de Homicidios de la Policía de Nueva York. El absurdo del planteamiento no termina aquí, el millonario trabaja GRATIS con el fin de documentarse para una serie de libros inspirados en Kate Beckett, la atractiva detective de la unidad.

Lo más curioso es que a todos les parece estupendo tener un tío tocando las narices todo el día en lo que se supone que es un trabajo para pocas risas y Castle es uno más, hasta tal punto que se enamora de la mencionada Beckett dando lugar a … la tachánnnn … Tensión Sexual No resuelta entre los protagonistas, lo que podríamos llamar hacerse un Mulder, o un Bones.

Este argumento baladí lleva desde el 2009 en antena con un gran éxito, y en estos dos años hemos podido ver la curiosa  transformación de Castle. En un principio se trataba de un canalla, crápula, mujeriego y lleno de vicios y -supongo que a medida que la audiencia familiar ha aumentado-, ha mutado en Cuca García de Vinuesa. Una curiosa metamorfosis en padre ejemplar, hijo abnegado y lo más transgresor que le hemos visto hacer ultimamente fue preparar unos cereales con leche entera y no reciclar el cartón.

Pero qué narices, a pesar de estas nimias salvedades a mí la serie me entretiene y me gusta y así, estuve en tensión en el último capítulo de la tercera temporada donde parecía (pero luego no…) que íbamos a descubrir al asesino de la madre de Beckett. Una trama por cierto, bastante interesante -en este contexto- pero que abandonan con demasiada frecuencia y cada vez se complica más sin que recordemos bien qué había pasado anteriormente.

El capítulo estuvo genial y el final…. lo primero, confirmar que el 19 de septiembre habrá una cuarta temporada. Lo segundo… sí, ella parece que ha muerto pero…  el final de esta tercera temporada tuvo más de 13 millones de espectadores. No soy vidente pero estoy segura que habrá un médico cerca, un desfribilador, Castle le hará a Beckett una traqueotomía con su Mont Blanc  pero… vivirá. Y ella, en el shock anafiláctico habrá olvidado la declaración de Castle…


Anuncios