be_kind.jpg

De lo más interesante que he visto ultimamente es la nueva cinta de Michel Gondry, una película de niños para adultos en la que se disfruta mucho, mucho y que los que no acudieron a la inauguración de la Muestra Sci Fi podrán ver a partir del 11 de abril.

Sin rayar la genialidad de Olvídate de mí y de nuevo sin Kaufman, Gondry remonta tras la -en mi opinión- decepcionante ‘La ciencia del sueño-.

Aquí nos traslada a un video club de barrio en declive donde un descerebrado Mos Def se ve obligado a regentar el local en ausencia de su dueño, Danny Glover.

El drama está servido cuando un semi home less –Jack Black– ,que vive en una caravana contigua, sufre un accidente, se le magnetiza el cerebro y borra de un tirón todas las cintas del video club.

Los protagonistas se ven obligados a realizar remakes -‘suecadas’, la sombra de Bergman es alargada- de las películas más demandadas para que los clientes no se enteren del desastre.

Con este argumento, huelga decir que la película es una auténtica locura y que las ‘revisiones’ hechas por estos dos son un desfase, con especial atención a la de ‘Carrie‘ -breve pero intensa- y ‘Ghost Busters‘.

Cine dentro del cine pero asequible para todos los públicos, un entretenimiento que en ocasiones roza lo sentimentaloide pero que en definitiva conforman 100 minutos brillantes que no conviene perderse.

Anuncios