Y no, no es aquella película en la que Jorge Sanz interpretaba a un ‘chapero’ como intento en vano de convertirse en sex symbol gay pasada su adolescencia. El primer y último filme de Ernesto del Río ni era bueno, ni era breve.

Hotel y domicilio también  es un corto de Álex Montoya y Raúl Navarro con guión de mi protegido Daniel Sánchez Arévalo. Como hace poco he sido nueva en un trabajo pues aquí traigo a colación este filme sobre lo duro que es el primer día, todo nuevo y siempre con mil ojos para no pagar la novatada. Claro, que como podéis imaginar por el título, la chica se estrena como samaritana del amor, que no es lo mismo.

Anuncios