half_nelson.jpg

La relación entre profesores y alumnos es un tema trillado en el cine. En Half Nelson Ryan Fleck da una vuelta al género y nos presenta a un maestro de un instituto de Brooklyn con más problemas que la mayoría de sus pupilos. Ryan Gosling, que desde El diario de Noa me daba repele, hace aquí un extraordinario trabajo -compensado con una nominación- como un profesor de Historia absolutamente desencantado de la vida y adicto al crack, que en las clases aguanta el tipo como puede.

Una de sus alumnas le descubre tirado en el cuarto de baño. La joven de 13 años presenta una crisis existencial similar a la del protagonista fruto de tener a su hermano en la cárcel, a su madre trabajando fuera de casa todo el día y como ‘mentor’ a un camello de la zona.

Entre ellos se establece una relación cercana a la que entabla Natalie Portman con Timothy Hutton en ‘Beautiful girls’ pudiendo haberse situado esta trama en cualquier otro contexto que no fuera un instituto. Aquí no hay baile de fin de curso, ni animadoras rubias -en todo caso desanimadoras- ni el profe se marca un rap, ni los estudiantes iletrados recitan a Whitman.

El filme se deja ver y por momentos te llega, sobre todo ese vacío existencial del drogadicto ‘contecho’. Sin embargo, una falta de acción absoluta, el halo de desmotivación de los personajes principales, su incomunicación con los que les rodean y las preguntas sin respuesta del guión te dejan con la sensación de que la historia está bien pero se podría haber aprovechado más.

No contribuyen los planos cortos cara /cogote, los desenfocados inoportunos y una realización en conjunto con la que no dudas en ningún momento que estás viendo una peli que ha pasado por el Festival de Sundance.

A favor:

Los actores principales y su desmarque de los filmes de impecable profesor motivador de alumnos

En contra:

Lo tedioso de la realización, que si hubiera hierba en algunos momentos se vería crecer y que te deja vacío.

Anuncios