en_tierra_de_mujeres1.jpg

Si hace unas semanas era Michelle Pfeiffer la que optaba por la dieta del danonino, este viernes es otra pariente de Dorian Gray, Meg Ryan, la que sigue su ejemplo. La encontrada Sally luce alicatado facial en Entre mujeres, un filme irritante en el que aparece en escasos fotogramas nuestra Elena Anaya.

John Kasdan sigue los pasos de su padre Lawrence – pero los pasos en falso que dió este caballero con el guión de El Guardaespaldas, no con la magnífica Grand Canyon– con esta película que no recomiendo en absoluto ni a los que gustan de los edulcorados pasteles americanos, ya que de comedia tiene poco y más que nada es un dramón con un par de gracietas.

Meg da escasa vida a un ama de casa que vive en una urbanizacion idílica y que tiene una familia perfecta -huelga decir que es una propuesta insólita-. A este ambiente de anuncio de Corn Flakes llega un jovencito a cuidar a su abuela y a curarse de las penas de amor. Meg, en vez de acudir a un psicoanalista o al bingo de la zona , se va a casa del vecino a contarle sus penas a cambio de unas galletas recién horneadas que es más barato. A pesar de que el muchacho tiene lo suyo, escucha sin pausa a la señora y es que lo de ella es peor: está enferma, su marido le engaña y su hija mayor la desprecia por ser poco productiva.

Pero a la consulta gratuita del nuevo Santo Job se une la hija díscola en cuestión que le pide consejo sobre los chicos que le gustan en el insti y qué ponerse para el baile de fin de curso. En fin que la película, que pretende ser una comedia romántica, es una incitación a la misoginia y a la violencia de género.

Lo más destacable en este despropósito es la mencionada presencia de Elena Anaya cuya carrera en Hollywood va, poco a poco pero va. Tras intervenir en un par de filmes independientes, que por aquí no hemos visto, y su papel de vampira en Van Helsing, la palentina interviene junto a Julianne Moore en Savage Grace y tiene en post producción un filme australiano: The floating world.

Aquí la hemos podido ver como brillante secundaria en películas como: Familia, Lucía y el sexo o Hable con ella. Por cierto, tiene un inglés perfecto, doy fe.

Anuncios