nocountry4.jpg

Se estrenó el sábado en el Festival de Cannes, No country for old men y su protagonista, Javier Bardem se llevó la mayor ovación hasta el momento. Los hermanos Coen han adaptado el libro homónimo de Cormac Mccarthy- supongo que con mayor fortuna que otra de sus obras llevada al cine: All pretty horses-. En la exigente Cannes dicen que recuerda a Fargo, donde los Coen realizaban una sangrienta sátira de la imbecilidad humana.

En la película, Josh Brolin se encuentra un maletín lleno de dinero perteneciente a unos narcotraficantes y será acosado por estos y por un despiadado asesino en serie -Bardem- que mata sin lógica ninguna con un arma peculiar, una especie de grapadora gigante. Ambos son perseguidos a su vez por todo el territorio fronterizo mexicano por Tommy Lee Jones. Un actor experto en el asedio de delincuentes en el celuloide reciente.

Aunque los Coen habían perdido mucho de su sello en sus últimas cintas –Lady Killers y Crueldad intolerable– parece que han vuelto por sus fueros creando una historia llena de humor negro y sangre fácil que escribieron pensando  en los actores que la iban a interpretar.

La carrera de Bardem -que podría hacerse con la Palma al mejor actor- remonta también tras aquella olvidable interpretación en Los fantasmas de Goya y tiene en cartera Guerrilla de Steven Soderbergh ,  Silence con Martin Scorsese y por supuesto, el rodaje español de Woody Allen.

Anuncios