the_lookout1.jpg

Interesante propuesta con riesgo de pasar inadvertida entre la telaraña de Spiderman 3 o los ríos de rimmel de Jack Sparrow. Scott Frank-laureado guionista de Minority report– debuta en la dirección con una película pequeña, un inteligente thriller sobre la culpa y las irrecuperables lesiones anímicas.

Joseph Gordon -Levitt interpreta a un brillante jugador de hockey que un mal día sufre un accidente que le produce una lesión cerebral que le afecta al cerebro. El chico popular del instituto, se ve obligado a trabajar barriendo el suelo de un pequeño banco e intenta llevar una vida normal, aunque los que le rodean le ven como un lisiado. El muchacho toma nota en un cuaderno de todo lo que es relevante en su vida ya que sufre una selectiva pérdida de memoria inmediata. Algo similar a lo que vimos hacer a Guy Pearce en la inspirada Memento e incluso a Eduardo Noriega en Novo. Aunque este ‘vimos’, en el caso de la segunda sobra, porque este despropósito creo que sólo lo disfrutamos yo y los familiares más allegados del actor cántabro.

El protagonista comparte su limitada existencia con Jeff Daniels en la que es su mejor interpretación junto a Una historia de Brooklyn-. Aquí como un filosófico ciego algo faltón con el que mantiene una relación de colega/padre/hijo complementaria que podría describirse como: ‘No me olvides que no te veo’.

Su nemotécnica rutina se rompe cuando es abordado en un bar por un chulazo que se presenta como amigo y que pretende robar la sucursal bancaria en que trabaja. El filme se recrea bastante en crear ambiente como recurso para que nos vayamos implicando en el desvalido protagonista, aunque el rostro y la mirada de Lewitt bastan y sobran. Con esto no quiero decir que sea aburrida, todo lo contario, es un filme muy entretenido en el que la tensión en la que mantiene Scott Frank al espectador se justifica de sobra cuando entra en materia con ecos a filmes de cine negro como Fargo.

Mucho diálogo interior, muchas escenas en claroscuro y un discurso narrativo soberbio y  muy bien interpretado hacen que la cinta deje buen sabor de boca y nos dé algo de tregua a los que gustamos de películas pequeñas, originales y sin superhéroes.

PD: mañana, por fiesta patronal, no hay post. Hasta el miércoles!

Anuncios