los_novios_de_mi_madre.jpg

Muy poquita cosa este veraniego -que no primaveral- fin de semana. Nada mejor que aprovechar para hacer el cambio de ropa en los armarios, hidratar los talones o hacerse las ingles brasileñas. Si a pesar de todo, algún desaprensivo quiere descuidar estas tareas y acercarse al cine, la mayoría de las propuestas son desalentadoras.

Algún fan de Michele Pfeiffer desde los días de Grease 2 puede observar que por él sí ha pasado el tiempo, pero por ella no. Casi 50 luce en El novio de mi madre. Está igualita y no hace falta que aclare que no se trata de una adaptación de Steinbeck con este título tan revelador como El abuelo tiene un plan. Madurita conoce jovencito y a la hija le parece fenomenal pero ella tiene reparos porque piensa que él sólo la quiere para medrar en su carrera. Una comedia americana romántica con final imprevisible supongo.

También acumula admiradores la doblemente oscarizada Hilary Swank. Nos llega en Diarios de la calle convertida en profesora de literatura en un conflictivo instituto donde intentará que los díscolos jovencitos tengan ideales y abran sus mentes. Es obvio que antes de la lectura, estas mentes eran peligrosas. A buen entendedor…

A cualquier intelectual de nivel o lector habitual de este blog, estas propuestas le horrorizarán. Pensando en ellos se estrena El violín. Es una galardonada película mexicana que cuenta la historia de tres músicos rurales que combinan esta armoniosa actividad con su participación en la guerrilla. Una historia sobre la injusticia a la que son sometidos ‘los olvidados’ por parte de algunos gobiernos latinoamericanos con actores no profesionales y en blanco y negro. Sacad brillo a las gafas.

Ya comentada en este blog:

Ciudad en celo

Otras propuestas:

The lookout: Un joven atleta sufre un accidente y se ve obligado a trabajar en un banco y posteriormente a atracarlo. La crítica americana lo considera el mejor thriller de 2007 y para más garantía sale Jeff Daniels.

Borrachera de poder: No es un filme inspirado en las declaraciones de Aznar en la Rioja. Una comedia de Chabrol donde Isabelle Huppert encarna a una jueza de instrucción que se ve abrumada cuando cada vez es más respetada y temida en su trabajo mientras su vida privada se desmorona.

El retorno de los malditos: Por si alguien aparte de Iker Jiménez se preguntaba qué paso con los malos de Las colinas tienen  ojos. La respuesta en esta accesoria secuela.

Las películas de mi padre: el viernes anterior se me coló este estreno. Mis sinceras disculpas aunque no me han llegado amenazas de los miles de espectadores que hicieron inutilmente cola el fin de semana pasado para ver este drama patrio sobre pedofilia. Si no quedan entradas para la mencionada El violín, puede revisarse.

Buen fin de semana y puente para los que vivimos entre zanjas, es decir en Madrid. Como me quedo a vigilar las obras, nos vemos el lunes.

Anuncios