losabandonados1.jpg

Con el largo puente (sobre todo en Madrid los que nos lo hemos cogido) y la inestabilidad meteorológica podría ser que a alguien le apetezca meterse al cine.

Uno de los estrenos es el primer largometraje de Nacho Cerdá , Los abandonados. Bueno, esta es una de zombies que da bastante repelús. La historia arranca con una mujer que llega a Europa del Este para recibir una herencia. El legado no es otro que una siniestra granja por supuesto, maldita. A pesar de estos precedentes, va a ver su propiedad y el chófer que la lleva desaparece. Ante la imposibilidad de llamar a un taxi y salir de allí echando virutas, se queda y se encuentra con un misterioso sujeto con el que intentará descubrir el secreto de su familia. Un secreto espeluznante claro.

La película está muy bien realizada y a la altura de los filmes de terror asiático tan en boga o sus remakes americanos. La dirección y la ambientación son muy buenas pero el guión flojea y se vuelve muy pesado y reiterativo. Contiene un transfondo filosófico sobre la pérdida de la identidad que yo aún no llego a captar pero como cinta de sustos y hemoglobina, está bien.

Más cosas raras made in spain. Jose María de Orbe, realizador del famoso spot  ‘¿Te gusta conducir?‘, estrena La línea recta. Este no es un filme fácil de ver. Orbe realiza un experimento entre la ficción y el documental en el que sigue durante su actividad diaria a una repartidora de propaganda por las calles de la periferia de Barcelona. El filme es muy realista -tanto que si la chica mete cuarenta folletos en los buzones de un portal, se ve cómo los introduce uno a uno.- Muchos dirán que es una obra maestra y otros se acordarán de su padre. A mí me pareció una rareza y me dejó con los ánimos por la moqueta. No obstante, conviene ir preparado.

Otro que tampoco es para todos los públicos es Zhang Yimou. Hoy nos llega La maldición de la flor dorada, un espectacular drama épico con una estética impresionante. El argumento, muy de folletín monárquico y morganático, no es muy allá  y alguno de los actores parece más el Chino Cudeiro que un intérprete serio. Pero sólo por la fotografía, lo espectacular de las coreografías y el vestuario, merece la pena.

Para drama el de los balseros cubanos. I love Miami  presenta a un Fidel Castro que, tras sufrir un atentado, se desplaza clandestinamente a Miami en balsa mientras a la prensa se le comunica que está enfermo, irreal como la vida misma. Juan Luis Galiardo ofrece su humanidad a este personaje en una tragicomedia con transfondo político.

De sobra comentadas en este mi humilde blog:

Otras que se estrenan hoy:

PD. La oferta es tan amplia como este post. Como dejo sin vigilancia este puente las obras de la capital, volveré el jueves a la blogsfera.

Anuncios