damediez.jpg 

Desde luego que encuentro no sé si diez pero sí  cinco o seis razones para ver esta película. Es una curiosidad sin pretensiones y con mucho sentido del humor que en estos tiempos se agradece. Un filme -que fue concebido en un principio para ser descargado por Internet en USA -de Brad Silberling, acostumbrado a producciones más generosas –City of angels, Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket-.

Morgan Freeman da vida a una celebrity en horas bajas que se ve forzado a aceptar un papel en un filme de bajo presupuesto. Para preparar su personaje se convierte en espectador de la actividad cotidiana de un supermercado de las afueras de California. Allí, contacta con la única empleada que habla su idioma, una Paz Vega con muy malas pulgas encargada de la caja ‘Diez artículos o menos’ -el mucho más acertado título original del filme-.

Entre ellos se establece una forzada relación que da lugar a diálogos y reflexiones de lo más divertido, en los que el uno va aprendiendo del otro a pesar de que vienen de dos mundos opuestos: la star que vive de espaldas a la realidad y la ‘mildolarista’ que quiere prosperar pero le faltan ganas y confianza.

La película no cuenta mucho más y no desata la carcajada pero es un filme amable, entretenido y que se ve con una sonrisa.  Los mejores momentos los protagoniza Morgan Freeman realizando un loable ejercicio de ironía sobre su carrera y permitiéndose bromas sobre producciones como El coleccionista de amantes.  

Paz Vega está adorable. Aunque en la piel de inmigrante hispana en Hollywood, se muestra encantadora y supera en mucho su intervención en la olvidable Spanglish que supuso su debut en el cine americano.

PD: Dame 10 razones se estrena este viernes y durará una semana -or less- en las salas más pequeñas de los cines en versión original.

Anuncios