lavidaenrosa.jpg

Nada mejor que disfrutar este fin de semana de las bonanzas climáticas de la primavera. Si de todos modos, algún cinéfago o fotofóbico quiere matar la tarde en la Fila 7, tengo poco que recomendar.

Llega La vida en rosa, innecesaria traducción de la canción más famosa de la cantante Edith Piaf. Se trata de un biopic sobre los avatares personales de la mítica intérprete que, siguiendo la tónica actual, dura dos horas y media. Padam, padam.

Otro que canta pero con bastante menos reconocimiento es Hugh Grant en Tú la letra, yo la música -penosa traducción también del original Music and Lyrics-. Lejanos aquellos tiempos en que el actor interpretó a un atormentado Lord Byron a las órdenes de Gonzálo Suárez o intervino en Lunas de hiel, Hugh nos presenta su nonagésima comedia romántica y da un paso más para convertirse en el Arturo Fernández británico.

Aunque me pesa su pasado, reconozco que Jim Carrey ha intervenido en varias películas que me gustan, por lo que su presencia en un filme ya no me causa repulsión. Estrena El número 23, un thriller de Joel Shumacher Asesinato en 8 mm y el director al que muchos consideran el asesino de Batman– donde Carrey se obsesiona con un libro y con el número citado que se le aparece por doquier y por tanto, chifla.

En la línea apocalíptica de 28 días después el británico Danny Boyle presenta Sunshine. En esta ocasión a la tierra le quedan escasa primaveras,  el sol va a apagarse y una nave espacial parte con la misión de activarlo. Las críticas han sido mixtas.

Estreno nacional -y por eso lo menciono- es Faltas leves. Es un drama autonómico al estilo del ‘El cor de la ciutat’ o ‘Pratos combinados’. Un ‘Los ricos también lloran’ en valencià, del que no hablaré porque no me gusta cebarme.

Lo demás:

PD: Recomiendo rescatar del dvdclub Edmond, con el mejor William H. Macy que se ha visto en pantalla y dirigida por Stuart Gordon con guión de David Mamet. Y encima dura 82 minutos, de ahí que no se estrenara en salas comerciales, claro.

Anuncios