raiders_of_the_lost_ark.gif

65 años luce Harrison Ford y mucha expectación está causando su preparación física para interpretar de nuevo al arqueólogo de látigo de una cola y sombrero fedora para la cuarta parte de Indiana Jones.  No se encontrará tan lozano como en En busca del arca perdida pero Harrison está estupendo y esta aventura otoñal promete.

De momento se sabe poco de este proyecto que tiene previsto su estreno para el 2008. Además de Harrison, repiten Spielberg de director y Lucas de productor. De hecho, la mano de Lucas en el guión de El templo maldito, con un  toque siniestro que a mí particularmente me encantó, es lo que está retrasando el rodaje.  Lucas, que no estaba muy de acuerdo con el guión que en un principio elaboró Frank Darabont, va a coescribir el de esta cuarta entrega también. Esto ha provocado las iras de los fans de la saga -miles- y aventuro que ociosos.

El patriarca será de nuevo Sean Connery, el hijo de Indy se rumorea que lo interpretará el joven Shia LaBeouf, un semidesconocido con pequeños papeles en Bobby y Yo Robot. Y suenan para el resto del reparto: Natalie Portman, John Rhys-Davies y Karen Allen -primer ligue del arqueólogo en En busca del arca perdida-.

De momento Harrison está  a dieta  y machacándose en el gimnasio. Si Sylvester Stallone ha hecho un nuevo Rocky con 61 añitos, no veo por qué no va  a poder Ford reinterpretar a Indiana, y es que los hombres son como los vinos: la edad agria los malos mejora los buenos.

Anuncios