teresa21.gif

Crónica de una polémica anunciada, Teresa el cuerpo de Cristo se presentó ayer en Madrid. Este trabajo de Ray Loriga– que, por cierto, de Ray nada, se llama Jorge-, yo sinceramente, me lo esperaba mucho peor. Debo decir que la dirección artística del filme es espléndida y que los actores hacen veraces unos diálogos del siglo XVI de los que no me resisto a realizar apuntes como:

-‘Endemoniada, no, sino toda engolfada de Dios’

– ‘Dios salvó a una ramera pero el resto andan sueltas’

-y para mí la que se lleva el premio y casi me hace romper el clima religioso de la sala a carcajadas: ‘Está un poco pasada de oración’.

Y es que, al margen de interpretaciones religiosas sobre los éxtasis de la Santa, el filme nos presenta una Teresa muy recomendable para amantes del bondage, entre cilicios, latigazos y demás mortificaciones. La Santa ayuna, se clava hierros y con este Rocky Horror Picture show a nadie le debería extrañar que la muchacha entre en estado delirante imaginándose escenas eróticas con Jesucristo, como poco.

Porque el filme, que según Loriga no busca el escándalo pero lo encuentra, con una estrategia comercial bien definida que arranca en el propio cartel promocional, se pierde en estos escarceos.  No obstante, estas imágenes en algunos casos son de una gran plasticidad, con el Cristo de Mantegna y otros cuadros de la época como referente.  A la doctora de la Iglesia, apenas se la ve en dos fotogramas con una pluma y papel en la mano, teniendo en cuenta que es una de las escritoras más importantes del Siglo de Oro, pasa bastante desapercibido el asunto.

Pero como ni soy religiosa, ni abulense y a mí estos clímax metafísicos siempre me han parecido más bien fruto de otras patologías sin diagnosticar que de la intervención divina.. sólo puedo decir que la peli tampoco está mal y que, como curiosidad se deja ver si, como yo, se va con nulas expectativas y sin miedo al fuego eterno.

Anuncios