venus.gif

Venus es una de esas películas que voluntariamente jamás hubiera ido a ver al cine. Todos tenemos puntos débiles y yo, huyo de todo filme que incluya a un niño, a perritos o a viejecitos como protagonistas. Así, han quedado excluídas de mi retina o  me la han anegado filmes como: Elsa y Fred, La vida es bella, Cinema Paradiso Campeón… Esta película entra en la categoria de vetos de mi alienista y desde el fotograma uno me entró una congoja que aún me continúa.

Peter O’ Toole interpreta a una vieja gloria de la interpretación que, en la actualidad, sobrelleva el mono de los focos prestando las arrugas de su voz y de su piel para papeles de agonizante o semi moribundo. No le ha debido ser difícil meterse en este personaje ya que hace veinte años que este actor de dicción perfecta y porte de gentleman no interpretaba un protagonista.

El caso es que Lawrence de Arabia no es el típico viejecito entrañable, es una suerte de cínico viejo verde que, con la bula que dan los años, es un insolente y aún coquetea con descocadas jovencitas. En los últimos telediarios de su vida, se cruza una veinteañera y entre ellos comienza una relación en la que el veterano es más un pigmalión que Benny Hill

El filme no es, a pesar de todo, un pastelón sentimentaloide y lacrimógeno -ya he dicho que a mí personalmente, el tema me sensibiliza- es una hábil comedia dramática con excelentes momentos de humor brindados sobre todo por los encuentros con los compañeros de generación del protagonista –Richard Griffiths Leslie Philips– con un guión muy brillante del artífice de Mi hermosa lavandería o Intimidad.

En tono de sorna, se dibujan en el metraje las miserias de la vejez: la soledad, las limitaciones físicas, el ir despidiendo a los amigos… y algo muy importante que dice el protagonista: ‘Me estoy muriendo y todavía no me conozco’. Toda una reflexión muy recomendable sobre los paralelismos entre adolescencia y senectud que habla de lo que fuímos, somos o seremos algún día. (snif)

PD: El señor O’ Toole me debe unos cinco litros de líquido, ya que casi me deshidrato hace años también viendo El hombre de La Mancha

Anuncios