michael moore 2.jpg

Se celebra estos días en varios lugares de la capital de España Documentamadrid, un festival que muestra gran número de trabajos de este género que en pocos años ha conseguido convertirse en algo más comercial e interesar a un mayor número de espectadores. Los documentales ya no son cosa de La 2.

Si preguntamos a nuestro alrededor, el único documental que han visto la mayoría de nuestros conocidos en pantalla grande ha sido ‘Bowling for columbine‘ o ‘Fahrenheit 9/11‘. Michael Moore consiguió dar aire al género documental denunciando el lado malo del sueño americano y quitó la etiqueta de ‘aburrido’ a este tipo de cine.

Precisamente de este polemista, se podrá ver en DocumentaMadrid,’The big one‘(1997). En este caso, la cámara acompaña a Moore durante la presentación de uno de sus libros. Aprovechando la ocasión, denuncia la explotación de menores que realizan algunas compañías como Nike. También se proyectará otro de sus trabajos menos conocidos, ‘Roger and me‘ en el que el cineasta se sumerge en su Michigan natal, cuando cierra la veterana fábrica de General Motors. Apunto que Moore se encuentra rodando ‘Sicko’ donde sus críticas se ceban en el sistema sanitario americano y tiene en fase de pre- producción ‘Fahrenheit 9/11 1/2’.

El festival ofrece dos secciones de competición y otras informativas. Entre las más destacadas, la dedicada a Joaquín Jordá, guionista y director de ‘Monos como Becky’. El español será objeto de un homenaje y pueden verse la mayor parte de sus obras. Werner Herzog, uno del fundadores del nuevo cine alemán junto a Fassbinder, es objeto de una completa retrospectiva. DocumentaMadrid proyecta más de 30 de las películas del director de ‘Fitzcarraldo’ o ‘Fata Morgana’.

Completo programa que se desarrolla en Madrid hasta el 14 de mayo a precios populares, nunca mejor dicho porque lo organiza el Ayuntamiento de la city, ese que turba el sueño de Tita Cervera.

Anuncios