deniro2.jpg

Si Robert Redford tiene Sundance, otro Robert, De Niro, tiene Tribeca. Sin entrar en comparaciones entre estos dos certámenes americanos, Tribeca Film Festival arrancó con el objetivo de revitalizar la economía del barrio neoyorquino de Tribeca, maltrecha tras los atentados del 11-S, cofundado por el taxi driver más creíble del celuloide.

En principio, el espíritu del evento era promocionar nuevos talentos, pero como la pela es la pela y el dólar son muchas pelas, el festival presentó filmes tan poco independientes como ‘Misión Imposible III’ o ‘United 93‘. Este último es un drama sobre los pasajeros de uno de los aviones estrellados durante los atentados de Nueva York.

Sin embargo, el jurado no premió la misión de ‘Supernanny’ Cruise. Con mejor criterio, se decantó por ‘Iluminados por el fuego‘, del argentino Tristan Bauer -no confundir con Tristan Baker-. Nosotros ya la vimos antes y este nuevo galardón se suma a los obtenidos en el Festival de San Sebastián, en La Habana y en los Goya. Para los que no lo hayan visto, recomendable rescatar este filme que cuenta la experiencia de unos soldados de reemplazo -apenas adolescentes- durante la guerra de las Malvinas.

En el festival pudo verse también la inédita ‘La niebla en las palmeras‘ de Carlos Molinero y Lola Salvador. Se trata de un documental experimental sobre el uso y el valor de la imagen que indaga sobre la manipulación de la memoria y la historia, respondiendo a la cuestión: ¿para qué sirve una imagen si no es para salvar la vida de un hombre?

Personajes variopintos desfilaron por los diversos eventos vinculados al Festival de Tribeca como: David Bowie, Jeff Goldblum, Moby, Rosie Pérez, Julian Schnabel…. Más estrellas que en el cielo.

Anuncios