the-libertine.jpg

The Libertine Trailer

Casi de soslayo ha pasado el estreno de 'The Libertine', una película protagonizada por Johnny Depp y John Malkowich sobre la licenciosa vida de John Wilmott, segundo conde de Rochester.

Depp interpreta como siempre de manera digna y valiente al procaz y provocador poeta, protegido y repudiado por Carlos II a partes iguales. De hecho, cuesta imaginar a otro actor que hubiera podido dar vida a este personaje que vivió en el Londres del siglo XVII como una estrella de rock contemporánea. Pero sí, el propio Malkowich, el mítico Valmont, protagonizó la versión teatral.

La película realiza un repaso de la biografía del autor de 'Sodoma o la quintaesencia del libertinaje' que resultará algo excesiva en la forma para los que gusten de filmes menos barrocos. Una tenebrosa iluminación y la música de Michael Nyman crean un ambiente idóneo para contarnos una historia de sexo, vino y sífilis tan terrible como suena.

Depp, tras dos secuelas más de 'Piratas del Caribe' encarnando al enfant terrible del mar, Jack Sparrow, prepara 'The rum diary' de la que poco se sabe aún. Además, Johnny guardará las blondas para intervenir en 'Shantaram', una película de Peter Weir -'Master and Comander'- que cuenta la historia de una fugitiva interpretada por una buena amiga del actor, Helena Bonham Carter -'El club de la lucha', 'Frankestein'-.

Johnny Depp+John Malkowich+libertinaje+Michael Nyman es una ecuación que nubla mi objetividad y por ello adjunto críticas de 'The Libertine' de muy distinta índole.
'…En manos de Passolini la película no hubiera sido menos aburrida, pero habría estado a la altura moral del personaje retratado. … '(Yahoo Cine)

'…A pesar de contar con excelentes actores, la película que parte con muy buenas expectativas iniciales, falla. A medida que va pasando el metraje de la cinta se nos va haciendo un poco más inconsecuente mas lenta de desarrollo…' (Miguel Pérez, Fantasy Mundo)

'….Malamente contada y dispersa como poca mantequilla sobre demasiado pan, The Libertine muere embriagada de pretensiones… sin dar siquiera pretexto sólido para ser juzgada como lo que pretende ser, porque su inoperante y atropellada narrativa no permite ni siquiera eso.' (Guia del ocio)

Anuncios