japoneses.jpgImpresionante. Yo creía que en el cine lo había visto todo y es cierto, pero…. lo he olido todo? Los aromas de la butaca hasta ahora sólo eran de palomitas con mantequilla, de la colonia de mi partenaire o de un exceso de ambientador en el ambiente. Los días de monotonía aromática han terminado, al menos en Japón.

En el Imperio del Sol Naciente ha comenzado la smellovision. En algunas butacas de las salas se desprenderán aromas relacionados con el filme proyectado en pantalla. Ya iniciaron esta gilipollez con ‘Charlie y la fábrica de chocolate‘ y la siguiente será ‘El nuevo mundo‘. Este nuevo filme de Terrence Malick -‘La delgada línea roja‘- podrá ser olido en Japón por primera vez. Las escenas de amor irán acompañadas de aromas frutales y florales -suponemos que no las escenas tórridas, claro- y así al infumable Colin Farrell, no sólo podremos disfrutarlo visualmente sino también deleitarnos con su aroma.

Ya habíamos hecho idioteces en el cine como ponernos las gafitas de 3D, concretamente yo recuerdo vagamente que para ver ‘Jaws 3D‘. Incluso, una Navidad de los 80 se proyectó en la caja boba ‘Fort Ti‘, un western que podía ser visto en tres dimensiones en nuestro propio hogar. Recuerdo que nos compramos los visores bicolores y que ver a mi familia de esa guisa en el salón como espectadores futuristas era más impresionante que el filme en sí.

En Estados Unidos tuve la ocasión de ver ‘Spiderman 2‘ en Imax y el chico del pijama parecía que me iba a escupir las telarañas en un ojo. En fin, los adelantos en el cine que sean para bien y me estremezco pensando en las posiblidades que ofrece la ‘Smellovision’. Ya lo cantaba Mecano: ‘Entre miles de tornillos viven en Japón. Son mas de un billón donde sale el Sol… ‘ (los tornillos, evidentemente, están sueltos)

PD: ¿qué opinará Lars Von Trier de esto?

Anuncios