volver4.jpg volver5.jpg volver6.jpg

Trailer

En ‘Volver’ se producen dos reconciliaciones: la de Pedro Almodóvar con Carmen Maura y la mía con el cine del manchego. Vaya por delante que fui una gran fan de su cine más ‘underground’ y una adepta de ‘Átame’, ‘Matador’ y ‘La ley del deseo’. Le odié en ‘Kika’ y ‘La flor de mi secreto’ y abominé de las laureadas ‘Todo sobre mi madre’ y ‘Hable con ella’. De la penúltima he intentado olvidar hasta el título.

En su última película, se oyen los ecos de ‘Qué he hecho para merecer esto’. Vuelve a nosotros el mejor Almodóvar  con una comedia negra y tragicómica. Vuelvo a reirme con sus diálogos grotescos, las situaciones absurdas, hiperreales, lamentables. Vuelvo a emocionarme con sus historias que cuentan más de lo que dicen y llevan un bonito envoltorio.
En un primer momento, cuesta empatizar con Pénelope. Es duro digerir al primer bocado que la musa de Ralph Lauren y ex de Tom Cruise responda al nombre de Raimunda y diga “asín”. Pero Pe (Pedro) lo consigue y hace que se nos olviden sus papeles más recientes -los de ‘couché’ principalmente- sacando lo mejor de una actriz que se nos revela aquí para muchos.

El reencuentro con Carmen Maura y la grandísima Chus Lampreave es hacerles justicia y Blanca Portillo está sencillamente sensacional eclipsando a cualquiera de sus interlocutoras. Los hombres están ausentes en el filme, tanto en pantalla como cuando se les evoca.
La partitura de Alberto Iglesias y la trillada e inconfundible estética del cineasta es un buen matrimonio para una historia excesiva que en la forma -que no en el fondo- está en la línea argumental de ‘Amarte así Frijolito’.  Madres, hijas, vientos, parques eólicos, fantasmas, crímenes, castigos… y recuerdos. Los recuerdos son el tema principal del filme: los que conserva el manchego de su imaginaria ‘Alcanfor de las Infantas’ natal y los que teníamos los espectadores de su mejor cine.

Para redondear la película, eché de menos un buen telón, una última página de guión que rematara adecuadamente las historias que se me habían contado. Personalmente, me quedó una sensación de que faltaba algo más. A pesar de esto, altamente recomendable.

PD: A los que jamás les gustó el cine de Almodóvar -con Oscars o sin ellos- que ni se acerquen por las salas. La que avisa….

Anuncios