Defosaenfosa.jpg La película, casi se me escapa, ya que el título es de lo menos magnético que un distribuidor puede escoger, “Defosaenfosa”. Claro, que el título original, Odgrobadogroba parece “Obababa” pronunciado por Raquel Revuelta con un polvorón en la boca. Este filme esloveno fue galardonado en el último Festival de San Sebastián con el premio Altadis a Nuevos Realizadores y se presenta como una comedia. Esto es cuestionable, no es una comedia al uso, pero a mí en algunas escenas se me caían las lágrimas. No es un dramón pero la línea argumental está en la línea de “La pianista” pero con gracia.

El director, narra con destreza una historia de “losers” que protagoniza un treintañero que realiza los panegíricos en los funerales. Basándose en dos o tres datos de la vida del difunto, realiza un discurso que contenta a todos sobre las virtudes del finado y lo doloroso de su pérdida. Su familia, sus amores, y un hecho clave en la película, constituyen un guión apto para aquellos espectadores que aún queremos emocionarnos en el cine. Por obra y gracia del realizador, pasas de la hilaridad al corazón helado de un fotograma a otro.

Y, lástima que no la pueda desentrañar, hay una escena que se me quedará en la retina mucho tiempo. Para aquellos que quieren que una película sin artificios ni trampas les deje huella; para los que la muerte les ha destrozado la vida, en fin… no os la perdáis, recuerda a la factura de Kusturica pero sin histrionismos.

Espero que el tecla a tecla funcione. Pero desvelaré el final, una orquestilla de pueblo desafina el “I will survive” durante los títulos de crédito, ese es el mensaje, como en la vida, unos personajes se salvan y otros no.

Si lográis convencer a alguien que os acompañe a ver una película eslovena, en versión original de semejante título y con la parafernalia fúnebre como tema principal, tenéis un buen amigo. Yo, fui con dos.

Anuncios