photo_01.jpg Ya mencioné en el post de los Oscars que “Transamérica” era mi favorita, aunque no jugaba. Ya tenían bastantes problemas los Académicos con “BBM”. Por si alguien quiere recuperarla este fin de semana, es de lo mejor que anida en la cartelera. La película narra la historia de Bree, un transexual masculino pendiente de una operación de cambio de sexo para reafirmar y legalizar su femineidad definitivamente.

Al principio, cuesta creer que la Felicity Hauffman de “Mujeres desesperadas” sea un hombre, pero a medida que avanza el metraje, a uno se le olvida este detalle y la actriz va adquiriendo credibilidad. En versión original, se puede apreciar el gran trabajo de foniatría que realizó para el papel, y lo afeada que está. Esto hace aún más increíble que no le diera el Oscar a La Mejor Actriz, una academia muy agradecida en cuanto a las metamorfosis a lo bella y la bestia, y si no, que se lo digan a Charlize Teron (injustificado Oscar por “Monster”).

Se trata de una road movie en la que la protagonista se embarca en un viaje en carretera acompañada de un joven adolescente. Relatar lo que les une y lo que les separa, desvelaría la película para los que áun no la han visto.

Estos dos personajes tan dispares – ella, la típica tía soltera anacrónica y él un joven sin más motivación que la de convertirse en un famoso actor porno-, gracias a la habilidad del guión y la dirección de Duncan Tucker, se acercan entre ellos y se nos acercan a nosotros a medida que avanza el metraje. Quien no haya tenido un extraño compañero de viaje (a ninguna parte), que tire la primera piedra.
La visita a casa de los padres es magistral con una espectacular Fionnula Flanagan que, al primer vistazo, uno se pregunta ¿dónde he visto yo a esta señora?. Pues esta dama de las tablas dublinesa era la siniestra ama de llaves de Nicole Kidman en “Los Otros”, aquí, también genial como una especie de Dolly Parton más bronceada que la que escribe en mayo.

Como apunte, señalar que el director, David Tucker, la única incursión que había realizado en el celuloide era un filme, “Boys to men” en el que realiza uno de los cuatro episodios de los que se compone, todos de temática gay y pseudo eróticos y con una pinta más que dudosa. A pesar de su corta experiencia, en “Transamérica” destila oficio y arte. Pues eso, que nada que ver con “Tootsie” o “Esta abuela es un peligro 2”.

Anuncios